Reciclador de madera se adapta a los cambios: Peterson, principal proveedor de una compañía de Indiana que tritura restos de madera y los convierte en mantillo

4 de noviembre de 2015


Los trituradores de Peterson ayudan a Brewer Farms a adaptarse para enfrentar los cambiantes desafíos de la industria.

Peterson's Tom Brewer Coloring Mulch

Por Tim Cox
Fecha de publicación: 10/1/2014

www.TimberLineMag.com
CHANDLER, Indiana - Tom Brewer sabe cómo adaptar un negocio para enfrentar los desafíos cambiantes. Él también tuvo que hacerlo. Ubicado en un estado conocido por sus bosques de árboles de madera dura y leña, la industria de productos forestales de Indiana se ha visto muy afectada en los últimos años.

No obstante, hay algo que se mantuvo intacto. "Seguimos en el negocio de reciclado de madera", afirma Tom.

Pensemos en el triturado y astillado. Su compañía, Brewer Farms Inc., terminó dependiendo de Peterson Pacific Corp. cuanod necesita máquinas para reducir la madera mediante los procesos de triturado y astillado y para convertir el residuo y los materiales de desecho en productos de madera comercializables.

La relación entre Brewer Farms y Peterson es tan sólida que Peterson recurrió a Tom para realizar el primer evento demostrativo de la compañía para cientos de clientes de todo EE. UU. y el resto del mundo.

Tom Brewer with Blue Mulch

Tom, 52 años, creció en Chandler, al este de Evansville en la región sur de Indiana. Obtuvo un título en ingeniería agrícola de Purdue University en 1984, luego trabajó para una compañía minera durante algunos años realizando trabajos de recuperación del suelo. Se dedicó a la agricultura durante algunos años y luego, en 1989, lanzó un negocio de producción de mantillo.

Su participación en la industria de productos forestales comenzó con la recolección de la corteza en los aserraderos y con el triturado del material para convertirlo en mantillo para volver a venderlo. "A lo largo de los años, íbamos directamente a los aserraderos a ocuparnos de los residuos", dijo Tom. Esos aserraderos generaban muchísimos residuos de madera que él debía triturar o astillar, como troncos, losas, bordes, recortes, entro otros. Tom trajo un triturador o una astilladora para procesar el material en el lugar, que por lo general se lo dejaba la compañía para usarlo como combustible.

Sin embargo, la cantidad de aserraderos disminuyó en los últimos años y, por consiguiente, el suministro de materiales crudos. Tom tuvo que adaptarse y transformarse para poder obtener un flujo constante de madera. Comenzó a firmar contratos de desbrozo de terreno con agricultores y a comprar tierras forestales.

Actualmente, el desbrozo de terreno es el principal negocio de la compañía de Tom. Desbroza terreno para granjas y también para urbanizaciones, elimina árboles y vegetación para que luego otros contratistas lleguen al lugar, excaven y hagan los preparativos para el trabajo de construcción.

Su empresa, Brewer Farms Inc., le da trabajo a ocho personas. Alrededor del 45 al 55 por ciento de las ganacias de la compañía provienen de la venta de productos de madera, como el mantillo.

La compañía está presente en dos ubicaciones, una en Chandler y la otra se encuentra a unas 35 millas al noreste en Huntingburg, donde tiene una tienda de 54 pies por 75 pies, otra de 66 por 94 pies y un depósito.

Pallet Grinding at Brewer Farms

En Chandler, la compañía posee un pujante complejo de 41 acres con 200,000 metros cuadrados cubiertos; antes era el aserradero de Indiana Hardwoods, testigo de los desafíos que enfrentó la industria maderera en los últimos años. Tom compró la propiedad (el terreno y el edificio; el equipo de aserradero se vendió en una subasta) en 2009 y la convirtió en una planta recicladora de madera. Aquí se recibe todo tipo de madera, desde desechos del desbrozo del terreno hasta sobras de tarimas, y se tritura aquí mismo; la compañía trabaja las 24 horas del día, los 7 días de la semana. "La lluvia no nos detiene", dice Tom. La compañía le cobra un cargo a los negocios por cada tonelada de tarimas de sobra, residuos de árboles, madera en trozo y otros restos de madera que traen. Los productos de madera reciclados y terminados, como astillas, aserrín y mantillo, también se almacenan en la fábrica.

Tom compró la compañía cuando la economía del país se desplomaba. "Era una jugada fantástica o un movimiento estúpido", recuerda Tom. "Hubiera sido mucho más fácil resguardarse".

Todos los equipos de la compañía se almacenan en la fábrica. Con el amplio complejo de edificios, el equipo nunca está expuesto a la lluvia y las operaciones de procesamiento de la madera pueden continuar en condiciones secas. Un edificio de 24,000 pies cuadrados, secado previamente, se utiliza para almacenar el producto terminado.

La fábrica de Tom cuenta con tres trituradores, todos de Peterson Pacific Corp. The Peterson 5710 y The Peterson 2710 son máquinas con oruga y The Peterson 2400B es una máquina con remolque.

"Me concentro en los proyectos", dice Tom. Él prefiere usar los trituradores en la planta recicladora cuando es posible. Cuando tiene una máquina trituradora en el lugar de trabajo, quiere llevársela de vuelta a la planta lo antes posible. "Haremos lo que sea para tenerlas de nuevo en la fábrica", comenta Tom.

Brewer Farms Peterson 5710C Horizontal Grinder Reducing wood waste

El triturador The Peterson 5710 es el caballo de batalla de la compañía y a menudo se utiliza para trabajos de desbrozo del terreno cuando no está en la planta recicladora en Chandler. Debido al uso del 5710 en el lugar de trabajo, Tom compró un Peterson 2400B a principios de este año para dejarlo en la planta recicladora. "Solo por el hecho de que siempre tenemos que seguir produciendo incluso cuando la máquina no está en el lugar", explica Tom. "Es como una póliza de seguro". Cuando una o ambas orugas están completando un trabajo en otro lugar, The Peterson 2400B está disponible para seguir triturando material en la planta. "Siempre está disponible y puede utilizarse". Tom se refiere a The Peterson 2710, que es una oruga un poco más pequeña, como un "triturador exclusivo".

En 2001, compró su primer triturador Peterson, una máquina horizontal. Era un 2400A, con 400 horas de trabajo. "Probablemente eran los trituradores más avanzados en ese momento", recuerda Tom. Para él las máquinas eran duraderas y fáciles de mantener. Desde entonces ha confiado en Peterson porque se siente satisfecho con las máquinas y con su rendimiento al igual que con la compañía y su asistencia. En total ha tenido alrededor de ocho máquinas Peterson. "Las máquinas, para lo que hacemos, son superiores", manifiesta Tom. "Están bien hechas".

Peterson fabrica trituradores horizontales, astilladoras y mayales, tamiz, transportadores, camiones con soplador y remolques. La línea de trituradores horizontales de la compañía incluye modelos fijos, con remolque y con oruga como también modelos eléctricos.

Peterson desarrolló su primera máquina de reciclado de residuos de madera en 1990. El desarrollo continuo hizo posible la línea actual de trituradores horizontales de madera. Estos modelos, con índices de producción de hasta 150 toneladas por hora, han sido bien aceptados en EE. UU. y en el exterior.

Por ejemplo: el triturador horizontal Peterson 5710D es impulsado por un motor Caterpillar de 1,050 hp. Con una abertura de alimentación de 60 por 40 pulgadas junto con un rodillo de alimentación de gran elevación de Peterson, el 5710D puede reducir una amplia variedad de materiales, incluidos los tocones. The Peterson 5710D puede funcionar en dos modos para hacer que el producto terminado tenga un tamaño consistente o para hacer una reducción preliminar en las aplicaciones en las que la precisión del tamaño es menos importante. El modelo con yunque flotante para triturado de alta producción brinda mayor protección contra materias primas contaminadas y disminuye el consumo de combustible. El sistema de control adaptable de alta producción de Peterson y el sistema de alimentación completamente ajustable pueden optimizarse para procesar una amplia variedad de materiales. Una superficie de rejas grande le permite a The Peterson 5710D producir materiales respetando las especificaciones exactas y el sistema de rejas múltiples de cambio rápido permite la configuración personalizada de re las rejas para producir una variedad de productos terminados. Otra innovación importante es un sistema de almohadillas de uretano, pasadores de seguridad y un circuito de detección que ayuda a proteger el eje de giro de daños catastróficos ante un impacto grave.

(Para obtener más información sobre Peterson y sus equipos, visite el sitio web en www.petersoncorp.com o llame a la compañía al (541) 689-6520).

El desarrollo del equipo para trituradores de artesa y posteriormente de máquinas de triturado horizontales trajo consigo cambios importantes en el espectro residual de la industria de productos forestales, destaca Tom. La tecnología permitió convertir los residuos de madera en productos que pueden venderse. "Eso fue un gran cambio".

"Es fascinante lo que puede hacer un triturador", dice Tom. "Se utiliza el material con el que no se puede hacer otra cosa", y mediante los procesos de triturado este material se convierte en un producto vendible, incluso con valor agregado.

Los trituradores horizontales "cambiaron todo", agrega, e hicieron posible triturar árboles enteros y otras piezas grandes como madera y tarimas en desuso.

Su compañía solía realizar operaciones de astillado para producir combustible de biomasa pero ese mercado no prosperó. "Hace dos años perdí un cliente de un millón de dólares", comenta Tom, un molino que trituraba soja. El molino contaba con hornos de gas que podían adaptarse para usar madera como combustible, y de hecho eran alimentados con madera, que compraban a la compañía de Tom, porque el precio del gas natural era muy elevado. Sin embargo, cuando los precios del gas natural cayeron a un punto en que eran más económicos que la madera, Tom perdió la cuenta. El molino utilizaba ocho cargas de combustible por día para el horno.

La compañía de Tom desbroza terrenos para desarrollos de viviendas, edificios comerciales y granjas. La mayoría de los trabajos implican entre 5 y 25 acres. Si en el lugar de trabajo hay árboles comercializables, él vende la madera cortada; y su compañía llega al lugar cuando los árboles han sido cortados para retirar los tocones y los residuos de la tala forestal. Por el contrario, los excavadores (retroexcavadoras de cadenas) se utilizan para derribar los árboles y toda la madera va directamente a un triturador. Las retroexcavadoras de cadenas vienen con una garra o un dispositivo separador de troncos. La mayoría de los árboles con los que trabaja Tom miden 20 pulgadas de diámetro o menos.

Tenía una rastra pero la vendió en diciembre y ahora contrata el servicio cuando lo necesita. La dicisión fue incitada en parte por el traslado de los trituradores de oruga The Peterson. "Desde que optamos por las máquinas con oruga, dejamos de arrastrar la madera hacia algún lugar", explica Tom. "Solo nos adentramos más y más en los bosques".

Su compañía esbrozó hace poco un terreno de 4 acres ante la solicitud de uno de sus clientes. El lugar se encontraba cerca de una tienda Walmart. La compañía de Tom completó el trabajo durante un fin de semana. El cliente "se sorprendió porque no podía creer que hiciera tan rápido", dice Tom. "Eso es lo que puede hacer este equipo nuevo".

Peterson Horizontal Grinder Coloring Mulch at Brewer Farms

La compañía de Tom también produce mantillo de color. De hecho, el 70 por ciento del mantillo producido en la compañía es de color. Los dos colores más comunes que produce son negro y marrón. El mantillo se vende al por menor a clientes que quieren una carga de camión y al por mayor a otros negocios, incluida una compañía que embolsa el mantillo y lo vende en paquetes; gran parte se vende al por mayor.

La pigmentación del mantillo se logra con colorantes y un sistema Colorbiotics, que ahora es parte de BASF. Se anexa al triturador Peterson 2710 o a un tamiz de tambor Wildcat para darle color al mantillo.

Por lo general, Tom se encuentra dentro de 80 millas aproximadamente de Chandler para completar las operaciones de desbrozo de terrenos aunque su compañía viajará hasta 200 millas para entregar los productos. La compañía cuenta con seis camiones con remolque y cinco remolques con piso móvil.

Cuando uno de sus trituradores está en otro lugar realizando un trabajo, él espera que cumpla con el cometido sin que tenga que detenerse para ser reparado. "Eso es lo que nos encanta de los Peterson", exclama Tom. Por supuesto que las máquinas aun así necesitan mantenimiento pero Tom y sus empleados están acostumbrados a usarlas por un tiempo prolongado, intenso y productivo. "Son muy confiables. Son máquinas muy resistentes", agrega Tom.

Él también elogia el hecho de que el personal de Peterson se esfuerce por contactarlo con otros clientes de Peterson para que puedan ayudarse mutuamente, si es posible. "Entablan muchas relaciones con clientes actuales", dice, poner en contacto a clientes que hacen más o menos lo mismo para que puedan aprender unos de los otros.

"Siempre estamos haciendo cosas nuevas con nuestros trituradores Peterson que no se han hecho antes", resalta Tom. Por ejemplo, ha utilizado sus trituradores Peterson como pilotos para probar en campo cuchillas y picas especiales. Es una relación que lo ha ayudado tanto a él como a Peterson. "Funcionó bastante bien para ambos", aclara Tom. Muchas de las fotos y los videos en el sitio web de Peterson y en las páginas de Facebook muestran los trituradores de Tom en acción.

"Es más que comprar y vender una máquina", expresa Tom. "Se trata de crear un vínculo con el proveedor". Así es como nos sentimos con Peterson".

"Tenemos un excelente representante de ventas que siempre nos da una mano", dice Tom, que compra los equipos directamente a Peterson. "Cuentan con excelentes mecánicos de mantenimiento".

Peterson eligió la compañía de Tom para su primer día de demostración para clientes que se realizó en septiembre de 2013. Peterson exhibió 13 máquinas en la planta recicladora de Tom e hizo demostraciones para 300 clientes. "Todo salió espectacular", comenta Tom.

"Nuestra cartera de clientes está compuesta por clientes de alto rendimiento", explica Tom. "Si esperan 10 cargas esta semana, tienen que recibirlas pase lo que pase, y además no disponen de almacenamiento. Tenemos que prepararlas y entregarlas. Es por eso que contamos con algunas máquinas extra".

Por ejemplo: uno de sus clientes es un aserradero que corta durmientes. Se supone que el aserradero debe autoabastecerse, utilizando su propio material de residuo como combustible para la caldera. Sin embargo, la semana pasada, le pidieron a Tom cinco cargas "y todavía ni siquiera llegamos al invierno". Él también le provee a varias fábricas de muebles. Cuando llama este tipo de clientes, necesitan combustible para las calderas de inmediato.

Cuando adquirió el ex aserradero en Chandler, la compañía comenzó a aumentar el volumen de tarimas que trituraba debido a la proximidad con Evansville. Alrededor del 60 por ciento del material que tritura va "desde el tocón hacia arriba", calcula Tom. El 30 por ciento aproximadamente del material de alimentación son tarimas en desuso. El triturador The Peterson 2400B viene con un imán especial en la cinta transportadora para eliminar los clavos cuando se trituran tarimas; los clavos se reciclan y se venden como chatarra.

Tom y su esposa, Carolyn, tienen dos hijas, Kathryn, de 16 años, y Katlyn, de 14 años, que son "amantes de los deportes". Las niñas son muy activas todo el año; practican diferentes deportes como voleibol, tenis, sóftbol y baloncesto. Trabaja los siete días de la semana, por lo tanto, con ese tipo de horario, con las actividades deportivas de sus hijas y con su único pasatiempo (caza de ciervos) le queda muy poco tiempo para hacer cualquier otra cosa.

Él y su compañía han apoyado tras bambalinas una amplia variedad de actividades y eventos comunitarios, comenta, colaborando con material para construir superficies de esparcimiento y donando mantillo para eventos caritativos y más.

Tom hace de todo, desde licitar trabajos y preparar nuevos contratos hasta supervisar las operaciones diarias, desarrollar estrategias comerciales para el futuro y cargar un camión con mantillo para entregárselo al cliente.

"No es nada fácil", dice Tom refiriéndose al entorno comercial. Su filosofía: mientras más perdure en el negocio, más desafíos y oportunidades enfrentará. Se siente optimista por como han resultado las cosas desde que se metió en el desbrozo de terreno, donde "nos ha ido bastante bien".

Una estrategia comercial que intenta explorar es el establecimiento de un terreno de reciclado satelital para ampliar el alcance de la compañía. "Estamos trabajando para lograr eso", afirma, con la intención de establecer un sitio satelital a unas 50 a 60 millas de distancia.